Sostenibilidad corporativa y los criterios ESG

criterios ESG, sostenibilidad corporativa

Una norma de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) reestructura el contenido de la memoria anual y exige que se informe el desempeño ESG de manera estandarizada. Es un paso importante para promover la sostenibilidad corporativa.

 

El autor de esta columna es Cristóbal de la Maza, exsuperintendente del Medio Ambiente.

 

La sostenibilidad corporativa es un enfoque de negocios que busca crear valor a largo plazo, aprovechando oportunidades y gestionando riesgos.

Comprende un cambio profundo en la forma de entender la empresa, la que debe legitimarse demostrando cuán beneficiosa es para la comunidad.

¿Qué son los criterios ESG?

Los criterios ESG (Environmental, Social and Governance) permiten sumar a la rentabilidad financiera una evaluación sobre la responsabilidad ambiental, social y el buen gobierno.

Para ser competitivo se requieren acciones proactivas. Estos criterios incluyen impactos positivos sobre el medio ambiente, mantener condiciones laborales saludables e inclusivas, una relación armónica con las comunidades y una estructura de gobierno corporativo efectivo, entre otros.

¿Cómo medir los avances en ESG?

Un indicador ESG resume el desempeño de una empresa mediante métricas comparables que, comúnmente, se incluyen en reportes de sostenibilidad.

Estos indicadores facilitan decisiones y atraen inversionistas que premian estos esfuerzos, ya sea por convicción, como por perspectivas de riesgo.

Aunque no existe un estándar globalmente aceptado, diversos organismos como Global Reporting Initiative (GRI), Sustainability Accounting Standards Board SASB) y Task Force on Climate-Related Financial Disclosures (TCFD) proponen avances. Los indicadores deben mostrar impactos y riesgos.

Nuevas exigencias de la CMF

Dificultades para interpretar este tipo de indicadores pueden llevar a conclusiones erradas. La norma 461/2021 de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) reestructura el contenido de la Memoria Anual y exige que se informe el desempeño ESG de manera estandarizada.

Esta norma aplica a entidades supervisadas por la CMF y está inspirada en los estándares GRI, SASB y TCFD. Incluye una descripción cuantitativa y cualitativa de la gobernanza, estrategia, gestión de riesgos, indicadores y metas. Se trata de un gran paso adelante.

Esta columna se publicó recientemente en la página de Clase Ejecutiva UC en El Mercurio. Descarga el PDF aquí, sin costo.

 

Actualízate con el curso sobre gestión ambiental (online) de Clase Ejecutiva UC.






¿Te gustó? Inscríbete a nuestro newsletter