La gestión del sentido: oportunidad y desafío para los líderes

gestión del sentido, síndrome del domingo en la tarde

Que los subordinados descubran la importancia de su trabajo es finalmente el objetivo de la gestión del sentido. La verdad, oculta entre tanto hastío, es que todas las actividades humanas son profundamente significativas.

Son indudables las ventajas que nos ha aportado la modernidad. Sin embargo, hemos debido pagar por ellas. En efecto, la vida moderna nos ha llevado a experimentar dos pérdidas existenciales: Hemos perdido la seguridad de la vida laboral y hemos sufrido, además, la pérdida de las tradiciones que definían el comportamiento apropiado.

Hasta entrado el siglo XX, la inmensa mayoría de empleados burocráticos desempeñaba un trabajo rutinario que conducía a una carrera funcionaria exitosa. Las tradiciones orientaban la conducta para hacerlo sin sobresaltos.

Hoy eso es solo un recuerdo. Nadie sigue, por una parte, toda su vida laboral en la misma organización y, por otra, las grandes ciudades, los traslados y la globalización han desperfilado las tradiciones.

Cada persona debe conducir, entonces, su vida laboral adoptando las decisiones necesarias y sabiendo que toda decisión implica riesgo. No es necesario vivir sin tensiones, sino esforzarse y luchar por una meta o una visión que merezca la pena. Hacerlo genera el sentido que, en un círculo virtuoso, permite decidir confiadamente. Por su parte, la carencia de sentido lleva a oscilar entre la tensión y el tedio.

La “angustia del fin de semana”

La demostración más evidente de lo anterior es la cantidad de personas que sufren de la “angustia del fin de semana”, esto es, quienes se sienten inútiles, cansadas, sin ánimo de hacer nada, porque les faltan las exigencias laborales. Son personas solitarias, muchas veces alcohólicas, con fuertes conflictos familiares que se desatan los fines de semana o, sencillamente, ya sin familia alguna.

Se trata de una suerte de depresión que aflige a algunos trabajólicos sin sentido, al encontrarse, el fin de semana, a solas con su intimidad vacía también de sentido. Numerosos suicidios tienen por causa esta falta de sentido.

El “síndrome del domingo en la tarde”

La angustia del fin de semana no se alivia al aproximarse el comienzo de la semana laboral, porque el trabajo tampoco tiene sentido, sólo tensiona y aturde. Por eso se produce el “síndrome del domingo en la tarde”.

La “angustia del fin de semana” y el “síndrome del domingo en la tarde” generan un estado de desesperación, de un ir y venir sin sentido, pero inevitable e interminable. Como un hámster, dando vueltas incansablemente, pero sabiendo que no se avanza y que no hay un destino por alcanzar, sino rodar y rodar en el sin sentido de la vida, en el vacío existencial.

¿Qué es la gestión del sentido?

Liderar desde el sentido significa ayudar a que los subordinados descubran la importancia de su trabajo. Significa hacerles ver que su trabajo los trasciende y tiene sentido para otros. Implica mostrarles la oportunidad de hacerlo bien y aceptar la demanda que les hace la vida. Implica también señalarles que ellos pueden decidir rechazar este sentido, pero que deben hacerlo responsablemente.

Ser parte de la construcción de una gran carretera, un moderno rascacielos o una catedral tiene un sentido del que carece la monotonía de picar piedras sin cesar. Un buen líder puede contribuir a que sus trabajadores logren vislumbrar la eternidad implicada en su quehacer.

Aunque la mayoría de las personas realiza trabajos que parecen sin sentido y solo provocan estrés y aburrimiento, la verdad es que todas las actividades humanas son profundamente significativas. Esta verdad es mantenida en secreto por jefes inseguros que muchas veces son incapaces de percibir, incluso, la valía de su propio quehacer.

Un líder capaz de develar el sentido oculto tras la actividad laboral de los subordinados les hará descubrir una fuente inagotable de motivación que impida la tensión y el hastío.

 

Actualízate con el curso sobre desarrollo organizacional (online) de Clase Ejecutiva UC.





¿Te gustó? Inscríbete a nuestro newsletter

Artículos más recientes del autor